jueves, 30 de marzo de 2017

Viudas al ataque

Mi madre enviudó hace unos años y es mujer de profundas convicciones religiosas. Admito que, cuando habla conmigo sobre sus costumbres de rezos y credos y rosarios, la mayor parte de las veces me dedico a burlarme cariñosamente de su empeño por asegurarse enconadamente una mejor otra vida, dejando para esta, la que realmente existe, el impreciso rol de estación de tránsito.
Los temas del Señor son profusos. No fue sino hace unos días que recordaba aquí, en esta misma columna, aquello de que Jesucristo nunca existió, cosa que bastó para que algunos me endilgasen unas cuantas jaculatorias de hondísimo sentimiento pío, tales como el darwiniano sugerir que yo aún sigo siendo simio (o acaso lo entendí mal porque quisieron decir que soy muy mono, que lo soy, pero no lo digo para no pecar de inmodestia). Y héteme que otro lector bastante leguleyo me advierte del peso, literal, del Código Penal y su artículo 525, aconsejándome que retorne al buen camino no me vaya a suceder como a ese concejal lucense a quien una asociación de viudas le ha pedido, denuncia mediante, disculpa, rectificación y propósito de enmienda por anunciar los carnavales de su ciudad con un dibujo de alguien disfrazado de Papa. Cuando los católicos se fundamentan hay que andarse con cuidado. Lo curioso es que no ha trascendido la noticia de que en el juzgado respectivo los funcionarios se hayan muerto de la risa…
En fin, a Dios rogando y con el mazo amenazando. Dicen unos que es por respeto, palabreja cuyo significado nunca he alcanzado a entender y que espero que no verse sobre la preservación de lo de ultratumba. Allá cada cual si la defensa de Dios o de la figura del Papa la ha de ejercer mediante abogados: que el más allá nos pille bien confesados (valga la ironía y no se me enfade: me favorece demoler anacronismos atávicos para revalidar mis cualidades simiescas).

Basta echar un vistazo a la calle para ver que las convicciones religiosas van careciendo no ya de sentido, también de inmanencia e incluso trascendencia. El devenir humano campa por otros respetos. Y aunque se me antoja que la justicia no tiene mucho que ver con el martillo fundamentalista, por mucho que el encaje escrito de la ley contemple inmensas lagunas, está claro que cuando incluso los hijos denuncian a los padres por maltrato al haberles privado del móvil para que de una vez se pongan a estudiar, ha llegado el momento crucial de volar los puentes que unen mediocridad y necedad.

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión e...