jueves, 20 de abril de 2017

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión en la vida de quienes han venido gobernando durante muchos años.
Mientras escribo esta columna, un colega de Murcia me comenta que ya iba siendo hora de que alguno entrase en la cárcel, aunque no entendamos bien los entresijos de la decisión de la justicia cuando decide privar de libertad a un ciudadano. “Da igual”, me replica, “son una panda de ladrones, aunque no tuviésemos una razón conocida para mandarlos a la trena, alguna más oculta habría para merecerlo”.
El tema este de la corrupción está muy trillado y carece ya de capacidad de asombro. Pero a mí, particularmente, me sigue dejando absorto la lenidad de los partidos a la hora de exigir a los propios que se aparten en caso de duda. Duda corrupta, se entiende. Y entre la ciudadanía, llama la atención que los de una cierta tendencia ideológica pretendan siempre la defensa de los de su ala reprochando la mayor gravedad de las corrupciones de los otros. Es como asumir, implícita y explícitamente, que en el ejercicio del poder es imposible mantenerse ecuánime ante las presiones de amigos y ricamigos (los ricos que, dineros mediante, de repente son amigos de quien decide en las mesas del poder).
Sinceramente, me da lo mismo cuál sea el destino de estos pájaros encarcelados. Para este tipo de delito siempre he creído que la privación de libertad es un castigo poco útil: preferiría que policías y jueces se enfrascasen más en recuperar el dinero distraído, cuestión que parece harto difícil.  Pero la brega política a fin de cuentas no se sustenta en el  cumplimiento de las leyes que ellos mismos promulgan (a raudales) sino en no parecer débiles  (es decir, no dejar solo al colega político encausado salvo que nada más se pueda hacer) mientras se repite el mantra de la honorabilidad y la honradez, algo que, seamos justos, todos quieren parecer al precio que sea, pasando siempre por el impedimento a ultranza de que se investigue el caso que les ocupa.
No confío en que sea la justicia la manera más eficaz de restituir los equilibrios provocados por el delinquimiento. Pero en ausencia de un modo mejor aún no inventado, habrá que animar a nuestros jueces y fiscales a seguir haciendo su trabajo. Los detenidos, que luchen por su inocencia. Y los demás, ocupémonos de hacer bien las cosas y celebremos la fiesta diaria de la justicia universal. Ea.

miércoles, 12 de abril de 2017

858

858. Este es el número de personas asesinadas por la ETA (aunque para el Ministerio del Interior han sido 829: discusión banal, a los ministerios hay que hacerles poco caso, siempre van por detrás de los acontecimientos). La primera víctima, atribuida durante mucho tiempo al DRIL, fue una niña de dos años de edad llamada Begoña Urroz que murió mucho antes de que yo naciese a causa de una explosión en la estación de Amara. También sería mayor que yo la primera víctima perteneciente a los cuerpos de seguridad del Estado, un guardia civil de 25 años llamado José Pardines, tiroteado por la espalda por dos pistoleros. Y así hasta 858. Durante toda una vida humana. Que no es poco. Y no he contado los extorsionados ni los secuestrados, ni tampoco a quienes hicieron huir.
En 2001 mantuve breve correspondencia con una vizcaína, Begoña, afiliada al PNV (dato que no reviste mayor importancia) al igual que su marido y su familia, que me trataba de convencer que “los de fuera” hacíamos mal en llamar a aquellos chicos terroristas: “los llamáis asesinos, pero la realidad es otra, aunque no la comparta: luchan por su patria”. Lo de no suscribir las muertes, pero sí las consecuencias, siempre ha sido asunto tenebroso. Porque, en efecto, lo que se dice luchar, lucharon, lo mismo contra militares que contra civiles e incluso niños, que las bombas no distinguen. A Miguel Ángel Blanco lo mataron no como se mata en las guerras sino como mataba la ETA al estilo Txapote, con dos balazos, el segundo mortal. Y al último de los verdaderos mártires de esta historia, el policía francés Nérin, en un control de carretera. Que por fin se haya acabado esta pesadilla, bien está.
Dicen que dos no riñen si uno no quiere, pero está claro que, aunque los demás no queríamos, ellos se mantuvieron empecinados con las bombas y las balas. Siempre de manera unidireccional, por mucho que la revistan de patriotismo y pese a las ilegalidades de Vera y demás personajes. La ridiculez del fingido desarme pronto caerá en el olvido: tampoco tiene mayor trascendencia, pese a los titulares de la prensa. Terrible sería que pronto olvidásemos que 858 personas no pudieron realizar sus vidas por una execrable concepción del terruño. Y creo que mayor error sería olvidar que una vez hubo personajes que, sin empuñar las armas, provocaron con sus palabras el más grande dolor que pudieron soportar las familias de las víctimas. Sí, Setién, va por usted. Aunque no sea el único.

viernes, 7 de abril de 2017

Británicos enojados

Esta semana, en Ámsterdam, he comprobado lo nerviosos que se encuentran mis colegas británicos con el Brexit. Hasta ahora habían manifestado una casposa exhibición de tranquilidad, aunque no había manera definida de saber si provenía de sí mismos y de la seguridad en su fortaleza económica, o simplemente en las indescifrables incógnitas de un destino más o menos compartido por todos. Pero ahora todo ha cambiado. Bastó con escuchar atónitamente al colega británico mientras se servía un café con pastas en una de las pausas de trabajo: se enorgullecía de marcharse de la Unión Europea para poder ser más europeos que nunca (sic) y defender con mayor arrojo los valores de la caduca Europa. Evidentemente algo que solo se puede hacer desde fuera.

Tal vez no quisiera referirse, de una manera un tanto velada, a Gibraltar, pero lo hizo. Al fin y al cabo, cuando pronunció esas palabras el Parlamento Europeo acababa de dejar al peñón fuera de las negociaciones del Brexit. Acierto diplomático de Madrid, espeté a regañadientes. El colega italiano, muy mordaz, acabó ofreciendo su colaboración desde la península transalpina para oficializar un frente mediterráneo. Los colegas alemanes, y estos sí que juegan muy astutamente al póker, puntualizaron que ellos no podían sacar las tropas fuera de Alemania, “salvo que nos dejéis volver a invadiros nuevamente a todos, claro”. Más risas. Algún café se cayó al suelo y las pastas holandesas, que no son ni mucho menos ricas, salvo las magdalenas, quedaron rápidamente en desuso.

Hubo un conato de incendio con lo de recordar las Malvinas. Fue breve, pero comprometido. Metió el dedo en el ojo el colega belga, siempre chinchón. El británico desvió con torpeza el dardo. El francés reprochó el berrinche y los visos arrabaleros de una flema británica herida en su orgullo. Yo aseguré que España no es la junta militar de aquella Argentina de 1980: ni siquiera la Argentina de hoy lo es. A la postre, que Europa pretenda unirse tiene mucho que ver con los errores de dos guerras mundiales seguidas. Incluso el británico hubo de reconocer que, cuando hablaba de valores europeos, se refería justamente a lo contrario que algún bocazas ignorante con cargo de ex ministro estaba manifestando al respecto.

En fin. Aburridas no han sido las reuniones. El Brexit da juego. Pero ninguno sabemos a ciencia cierta lo que va a pasar. Finalmente convinimos en despedir al director, que es europeísta, pero inglés (entre risas, claro).

jueves, 30 de marzo de 2017

Viudas al ataque

Mi madre enviudó hace unos años y es mujer de profundas convicciones religiosas. Admito que, cuando habla conmigo sobre sus costumbres de rezos y credos y rosarios, la mayor parte de las veces me dedico a burlarme cariñosamente de su empeño por asegurarse enconadamente una mejor otra vida, dejando para esta, la que realmente existe, el impreciso rol de estación de tránsito.
Los temas del Señor son profusos. No fue sino hace unos días que recordaba aquí, en esta misma columna, aquello de que Jesucristo nunca existió, cosa que bastó para que algunos me endilgasen unas cuantas jaculatorias de hondísimo sentimiento pío, tales como el darwiniano sugerir que yo aún sigo siendo simio (o acaso lo entendí mal porque quisieron decir que soy muy mono, que lo soy, pero no lo digo para no pecar de inmodestia). Y héteme que otro lector bastante leguleyo me advierte del peso, literal, del Código Penal y su artículo 525, aconsejándome que retorne al buen camino no me vaya a suceder como a ese concejal lucense a quien una asociación de viudas le ha pedido, denuncia mediante, disculpa, rectificación y propósito de enmienda por anunciar los carnavales de su ciudad con un dibujo de alguien disfrazado de Papa. Cuando los católicos se fundamentan hay que andarse con cuidado. Lo curioso es que no ha trascendido la noticia de que en el juzgado respectivo los funcionarios se hayan muerto de la risa…
En fin, a Dios rogando y con el mazo amenazando. Dicen unos que es por respeto, palabreja cuyo significado nunca he alcanzado a entender y que espero que no verse sobre la preservación de lo de ultratumba. Allá cada cual si la defensa de Dios o de la figura del Papa la ha de ejercer mediante abogados: que el más allá nos pille bien confesados (valga la ironía y no se me enfade: me favorece demoler anacronismos atávicos para revalidar mis cualidades simiescas).

Basta echar un vistazo a la calle para ver que las convicciones religiosas van careciendo no ya de sentido, también de inmanencia e incluso trascendencia. El devenir humano campa por otros respetos. Y aunque se me antoja que la justicia no tiene mucho que ver con el martillo fundamentalista, por mucho que el encaje escrito de la ley contemple inmensas lagunas, está claro que cuando incluso los hijos denuncian a los padres por maltrato al haberles privado del móvil para que de una vez se pongan a estudiar, ha llegado el momento crucial de volar los puentes que unen mediocridad y necedad.

viernes, 24 de marzo de 2017

Copas y mujeres

Yo quiero vivir en uno de esos países que, Dijsselbloem dixit, se gasta las ayudas de los demás en mujeres y en copas. ¡Eso sí es un puntazo! Dedicado a gandulear, bastaría con abrir la mano para que cayesen encima los billetes y, con ellos, dedicarse uno a los más suculentos vicios: las copas y las mujeres. No sé si especialmente lo primero o esto último: tengo que preguntarle al holandés qué está mejor visto, aunque en estos tiempos que corren es preferible que le tilden a uno de borracho contumaz que de seductor o mujeriego, por aquello del machismo, digo, no por otra cosa (aunque, bien pensado, qué diablos le importa a nadie lo que uno haga con su vida, con las copas o con las mujeres; esto de las sentencias populares es un mal cuento que nos han endilgado los cuatro amargados soseras de toda la vida).

¡Aunque acabo de darme cuenta de un detalle no menor! Si yo viviese en un país sureño dedicado por entero a beber y folgar con fenbras placenteras (parafraseando a don Juan Ruiz y sin objetar ante las restantes opciones sexuales) con dispendio de los dineros tan arduamente ganados por esos ciudadanos norteños tan civilizados y trabajadores como el holandés cuyo epítome me ha venido que ni de perlas para la columna de este viernes, ¿qué impediría a esos del norte venirse donde yo esté para entregarse igualmente a la dulce vida del no hacer absolutamente nada (solo beber y …, bueno, eso)? La virtud aristotélica es tan útil como férrea sea la voluntad de quienes la practican y resulta difícil bregar eternamente contra viento y marea, es decir, contra centelleos de gin-tonic y perjumes femeniles que suliveyan (véase el diccionario de americanismos con permiso de don Carlos Mejía Godoy). Vaya, que no tengo yo a los norteños por píos y abnegados, caramba. Y si se vienen al sur, ¿quién queda para pagarnos a todos las copas y las juergas flamencas, aunque no se pille cacho (por aquello del incremento de los rivales, por añadidura blondos y con don de lenguas)? Déjenme pensar a ver qué incautos quedan por ahí… ¿los yanquis? No creo. ¡Ya está! Los chinos: esos trabajan a destajo y nunca descansan…

Menos mal que he resuelto el problema. Empezaba a preocuparme. Respire tranquilo, señor Dijsselbloem, que aunque haya chinos seguiremos dándole motivos para revalidar sus sermones y sandeces. Divertidos estamos con este señor…

(Lo dejo aquí: antes de acabar deseo manifestar mi solidaridad con las víctimas del atentado de Londres)

viernes, 17 de marzo de 2017

Lo que nadie quiere oír...

…se llama librepensamiento. Y se encuentra en extinción. Un rápido paseo por Facebook revela de inmediato tanto la infantilidad que atenaza el discurso de jóvenes y no tan jóvenes como la cohesión que suscita. Lo llamamos corrección política: en realidad es indolencia intelectual, quizá rabia nacida en la inanidad de uno mismo.

Un ejemplo. Hace diez años el rector de la Universidad de Harvard, el economista Larry Summers, defendió la teoría de que el coeficiente de inteligencia de los hombres tiene mayor varianza que el de las mujeres, es decir, que existen sutiles diferencias en las colas de la distribución gaussiana que podría explicar la diferente asignación de puestos científicos entre hombres y mujeres. Fue acusado de machista y tuvo que renunciar a su puesto. Harvard ahondó en este asunto posteriormente en un célebre debate protagonizado por los psicólogos Steven Pinker y Elizabeth Spelke. Díganme: ¿hubiesen ustedes ahondado en la cuestión antes de emitir un dictamen o hubiesen sido de los primeros en gritar “¡machista!” sin tan siquiera haber leído una reseña de lo que dicha teoría científica postulaba?

La corrección es advertencia de infantilización y mediocridad. Resulta pavorosa. No genera adultos sino niños grandes que se abrazan a sus neopeluches al sentir miedo o inseguridad en las endebles convicciones profundas. Se olvida a menudo que, en la vida real, el hombre del saco no desaparece al cerrar los ojos. Si madurar exige enfrentarse al mal, a la injusticia, al sufrimiento y los criterios opuestos, ¿qué es la corrección sino la inmadurez de querer satisfacer a todos? ¿Cuándo olvidó la sociedad las enseñanzas lingüísticas de Wittgenstein? ¿Acaso es menor el desprecio que siente un racista por llamar a los negros afroamericanos?

La inmadurez de la opinión pública solo se puede combatir o ignorar. En mi opinión, es preferible no debatir ante quienes la intensa defensa de las propias convicciones es considerada un insulto o una transgresión al juego democrático. Por eso puedo aceptar que se levante la voz ante el paso de un autobús con consignas contrarias a la transexualidad, pero no que ese autobús acabe “encarcelado” por ser contrario a la corrección que todo lo inunda.

Renunciar al librepensamiento no es estúpido: es además peligroso. La democracia no es el gobierno de la corrección, sino el espacio donde se vierten las opiniones para, ipso facto, juntarse en un bar a tomar cañas en pos de la paz social.


jueves, 9 de marzo de 2017

Diez años

La titulé “Mujeres” y al releer sus palabras solo encuentro almíbar y empalagosa corrección (no solo política) ineludible. Fue hace diez años, que tal es el tiempo que llevo asomándome cada semana ante ustedes, mis caros lectores: una década. Y casi sin darme cuenta…
Desde entonces he escrito (y algunas veces, incluso hablado) de todo según se dictasen las ocurrencias de mi magín. Lo mismo de un grumete llamado Richard Parker, que del alarde de San Marcial (cuando no era mixto), el “por qué no te callas”, el cambio climático en Marte, los dos pobres niños quemados por su padre, lo de Afinsa y Fórum, la independencia de Escocia, la del País Vasco también (no digamos ya la de Cataluña), las negociaciones escarniosas de Varoufakis, la crisis (cientos de miles de veces), Zapatero (también Rajoy), las películas de dibujos animados, el populismo a la argentina o aquello tan reciente del eurodiputado sexista.
Me siento leído, aunque no sea abundante el caudal de lectores que se asoman a esta columna cada viernes. Pero es mucho, como un pequeño capitalito con el que ir tirando y disfrutar de una regalada holganza opinadora. En algunos casos, me siento incluso cuestionado: como cuando critico el fútbol y los forofos, o la televisión y a sus espectadores, los nacionalismos de no importa dónde, o los políticos -lugar común-, o los moteros (siendo yo mismo uno de ellos, menuda la que se montó -entonces mis columnas se podían leer gratuitamente en la web de DV), no digamos cuando dije aquello de que Jesucristo nunca existió… Pero, qué puedo decirles: esas, las polémicas, son acaso las columnas más divertidas de escribir y de leer. Pero no las más reveladoras.
Guardo en la memoria una, la que escribí justo cuatro meses después de mi salida (espantada, que diría el otro) del museo de Miramón, por no faltar a un acuerdo, en la que, sin sutilidad, solo la justa, insulté a la jefa que dejó de serlo. Lo haría de nuevo, pero ya no levantaría ampollas en la trasera de Plaza Gipuzkoa. Arrieritos somos, que dice el otro.
Total, que diez años, uno tras otro, han ido pasando, y espero que otros tantos queden por venir, señal inequívoca de que nos seguiremos encontrando, con menos pelo o más blanco (mi madre me lo espeta para decirme lo viejo que estoy ya). Seguramente en una década acabe entendiendo, por fin, por qué me gusta tanto el País Vasco, Gipuzkoa, Donosti, y Miramón. Zoriontsu hamargarren urtebetetzea (lo que me cuesta es pronunciarlo).

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión e...