viernes, 24 de marzo de 2017

Copas y mujeres

Yo quiero vivir en uno de esos países que, Dijsselbloem dixit, se gasta las ayudas de los demás en mujeres y en copas. ¡Eso sí es un puntazo! Dedicado a gandulear, bastaría con abrir la mano para que cayesen encima los billetes y, con ellos, dedicarse uno a los más suculentos vicios: las copas y las mujeres. No sé si especialmente lo primero o esto último: tengo que preguntarle al holandés qué está mejor visto, aunque en estos tiempos que corren es preferible que le tilden a uno de borracho contumaz que de seductor o mujeriego, por aquello del machismo, digo, no por otra cosa (aunque, bien pensado, qué diablos le importa a nadie lo que uno haga con su vida, con las copas o con las mujeres; esto de las sentencias populares es un mal cuento que nos han endilgado los cuatro amargados soseras de toda la vida).

¡Aunque acabo de darme cuenta de un detalle no menor! Si yo viviese en un país sureño dedicado por entero a beber y folgar con fenbras placenteras (parafraseando a don Juan Ruiz y sin objetar ante las restantes opciones sexuales) con dispendio de los dineros tan arduamente ganados por esos ciudadanos norteños tan civilizados y trabajadores como el holandés cuyo epítome me ha venido que ni de perlas para la columna de este viernes, ¿qué impediría a esos del norte venirse donde yo esté para entregarse igualmente a la dulce vida del no hacer absolutamente nada (solo beber y …, bueno, eso)? La virtud aristotélica es tan útil como férrea sea la voluntad de quienes la practican y resulta difícil bregar eternamente contra viento y marea, es decir, contra centelleos de gin-tonic y perjumes femeniles que suliveyan (véase el diccionario de americanismos con permiso de don Carlos Mejía Godoy). Vaya, que no tengo yo a los norteños por píos y abnegados, caramba. Y si se vienen al sur, ¿quién queda para pagarnos a todos las copas y las juergas flamencas, aunque no se pille cacho (por aquello del incremento de los rivales, por añadidura blondos y con don de lenguas)? Déjenme pensar a ver qué incautos quedan por ahí… ¿los yanquis? No creo. ¡Ya está! Los chinos: esos trabajan a destajo y nunca descansan…

Menos mal que he resuelto el problema. Empezaba a preocuparme. Respire tranquilo, señor Dijsselbloem, que aunque haya chinos seguiremos dándole motivos para revalidar sus sermones y sandeces. Divertidos estamos con este señor…

(Lo dejo aquí: antes de acabar deseo manifestar mi solidaridad con las víctimas del atentado de Londres)

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión e...