viernes, 1 de junio de 2012

Manifiesto


Reconozco solamente una única responsabilidad básica de la cual penden todas las demás: la de vivir una existencia lo más satisfactoria y digna posible. Lo admito, se trata de una responsabilidad filosófica, pero da sentido a lo único que, en el fondo, me concierne (desde que murió Dios en mi fuero interno a nadie doy explicaciones sobre ello). Desde ese punto de vista, es mi obligación entender a cada uno de mis semejantes y hacer todo lo posible por conciliar actos e inquietudes. Pero son mis responsabilidades secundarias, como ciudadano, las que me obligan a, una vez superada la empatía, tratar de preservar (responsabilidad de padre) la adecuada pervivencia social de cuanto nos rodea (responsabilidad como ciudadano).
En estos tiempos convulsos en los que asistimos, rápida e invariablemente, al hundimiento sistémico (lo es) de toda España (da lo mismo que sea usted vasco o extremeño, que viva en Getaria o en Navalmoral: nos hundiremos todos conjuntamente y sin remedio), compruebo que aquello que más temor induce a quienes desde su altitud política o económica han regido nuestros devenires, es la responsabilidad, sea moral o de cualquier tipo. Por eso la han enturbiado tanto. Si a ladrones y asesinos se les impone reparación por las consecuencias de sus actos, a. quienes nos han llevado hacia la más absoluta bancarrota no se les exige nada: tan largas y enrevesadas son las volutas del poder que parece imposible establecer cualquier culpa en los muchos engaños que han cimentado desde el mismo.
Quiero comenzar a poner nombres en una lista, y que otros la abunden para así lograr, entre todos, que los poderosos sean llamados a explicarse y, si procede, reparar cuantos atropellos voluntaria o involuntariamente nos hayan infligido. Acaso sean insuficientes los recursos policiales y judiciales para llevar a cabo tan saludable acto que hemos de proponernos todos con bastante empeño. Por eso pregunto: fiscales, jueces, policías. ¿Os atrevéis a cumplir con esta obligación y con independencia para que los ciudadanos logremos esclarecer lo ocurrido, mientras permanecéis al margen de los turbios asuntos de la política? ¿Nos ayudaréis en el empeño de igual modo que nosotros aceptaremos el resultado que de ello se derive? Porque es imprescindible redactar la lista de las responsabilidades de estos aciagos últimos años y enviarla donde sea menester, antes de que todo se derrumbe y no quede lugar alguno donde gritar “¡Culpables!”

Agua del cielo

Un taxista de Barcelona, revolucionario marxista convencido, defensor de la banca pública y la regulación intensiva de un país contra los i...