viernes, 22 de junio de 2012

De sur a norte


Esta semana recorro las principales ciudades de la Andalucía cálida, sonriente, jovial, locuaz y eterna. ¡Qué diferencia y contrastes con este norte verde, lluvioso, ceñudo, taciturno y antiguo. Me gustan los contrastes y celebro que existan diversidades y caminos distintos para recorrer. Hace una semana, por ejemplo, recibía una grata noticia, delicadamente sutil, indefectiblemente vasca y prudente: una mujer, a la que aprecio más de lo que ella quizá imagine, aparecía a punto de liderar en un mundo que, hasta ahora, ha sido de hombres. Esta semana, desde Linares, conocía una noticia igualmente grata, pero masivamente grandilocuente, con carácter típicamente sureño, por parte de alguien a quien aprecio también, aunque de distinta manera, acaso porque haya rasgos que, aunque me esmere, no logro compartir del todo...
No obstante, tras el trasfondo jovial de ambas noticias, del norte y del sur, surgía una misma distorsión: la que produce esta dichosa crisis que nadie parece detener, la que erradica con violencia tanto las perspectivas como las ilusiones… Los caracteres distintos, los acentos, los rasgos, las experiencias tan aparentemente divergentes del norte y del sur, de repente surgían igualmente enlazados y unidos en lo primordial, en aquello que ni las historicidades ni las reivindicaciones pueden desunir: léase, la necesidad de sobrevivir a esta masacre, de volver a crear un contexto en el que se pueda volver a hablar de futuro, de distancia, de lejanía...
En el norte, como en el sur, las gentes ahora hablan de lo muy próximo, de los pasos en corto, de lo más inmediato: se saben igualmente en peligro, idénticamente vinculados a un destino que, si no se remedia antes, ha de transportar todos los terruños de esta orografía hispana a una oscuridad lóbrega y visceral. ¿Nacionalismos, regionalismos acaso? Por supuesto que el discurso no ha variado, lo que ha cambiado, y radicalmente, es lo que rodea a ese discurso, la inmensidad trascendente al sentimiento patrio, que no sabe ni de Rh ni de qué materia gris se han nutrido los que con balazos quisieron defender lo imposible.
De repente lo vi tan claro… En Euskadi habían nacido los olivos y las almazabas se apiñaban en montes blandos y suaves. Y en Andalucía se apretaban súbitamente las industrias, todas ellas estrujadas alrededor de unos pocos ríos de poco caudal y mucha escarpadura. Eran el sur y el norte, confundidos. La historia, olvidada. El destino, el mismo.

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión e...