viernes, 16 de marzo de 2012

Una historia de odio

La persona que, meses atrás, acostumbrara a habitar aquel pequeño apartamento con vistas al parque, y que a aquella hora se encontraba inusitadamente limpio y en sosiego, entró sin necesidad de forzar la cerradura ni tampoco de inventar argucia alguna, pues a nadie dijo, tampoco al comisario ni a la jueza, que guardaba una copia de la llave y sabía perfectamente que quien fuera su pareja hasta hacía pocos meses no era de aviarse en tareas tales como llamar a un cerrajero. Entró, como suele decirse, tranquilamente, paseándose por las escasas habitaciones y el angosto pasillo como si aún viviera en la casa.
Oyó el ruido del cerrojo, al que acompañaron unos segundos de extrañeza, pues la mano que abría en esos momentos la puerta no esperaba que la llave no necesitase dar las vueltas acostumbradas para desatrancar el cierre, como hubiera sido lógico y natural, y precisó de aquellos segundos, tal vez tres o cinco o siete, en discernir por qué había olvidado girar la llave y dónde tendría la cabeza en ese momento. Después escuchó desde el sillón donde se hallaba repantingado, el rumor de falda y tacones que avanzaba con firmeza por la vivienda junto a una deliciosa voz infantil repleta de candidez, ternura e inocencia.
La persona que protagoniza esta historia, y que retrataremos del sexo masculino si es que no ha quedado explícitamente detallado anteriormente, aunque algunos sin apenas conocimiento y excesivo ensoberbecimiento lo denominen género, luego declararía que tuvo una prolongada discusión con la mujer que había sido su esposa y de quien se encontraba obligado a mantener alejamiento, como había decretado la jueza, pero que los efectos del alcohol ingerido aquella tarde le habían nublado el entendimiento y estimulado a intentar una aproximación cordial desde la que buscar juntos nuevas fórmulas para la convivencia. Todo falso. Nunca pronunció respuesta alguna a las preguntas nerviosas de la mujer a la que cercenó la yugular de un solo tajo con un cuchillo de cocina y a la vista de la hija de ambos de tres años, cuyo vestidito quedó manchado con la sangre de su madre y que la vio morir entre espantosos estertores mientras su padre no quiso dirigirle una sola mirada, mucho menos una palabra o un ademán.
Y cuento esta historia de odio para reflejar que un uso aparentemente sexista del lenguaje es también un formidable medio para combatir la malignidad sexista que no se halla en el habla, sino en los sentimientos…

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión e...