jueves, 22 de noviembre de 2007

La incineradora


Voy a meterme en camisa de once varas, y explicar por qué NO estoy de acuerdo con la incineradora de la que todos hablan.

No hay en la actualidad gobierno, empresa, organización no gubernamental, universidad o instituto de investigación que no haya hecho suyo el desarrollo sostenible. Fruto del pensamiento ambiental de los sesenta, busca armonizar el desarrollo con la conservación de los recursos naturales y la biodiversidad. Una apuesta por el presente y por el futuro. Su documento clave es la Agenda 21, el fomento de la sostenibilidad global a partir de la actuación local en los municipios, las regiones, las comunidades... Cito textualmente: “Es un Plan de Acción Medioambiental para utilizar los recursos de la manera más sostenible y eficiente posible, y conseguir la participación de la comunidad local" (véase la Guía europea para la planificación de las Agendas 21 Locales, 1998).

Se puede decir más alto. Pero no más claro. Quizá sin tanto perifollo ni tanto mambo-jambo. Participación. Los ciudadanos hablan, proponen, deciden, cuestionan, actúan. Estamos acostumbrados a ver cómo nuestros regidores municipales se llenan la boca con el espíritu de la Cumbre de la Tierra. Y yo pregunto, metidos en harina con el tema que nos ocupa: ¿por qué se empeñan en desoír continuadamente las voces que protestan contra la incineradora? ¿Por qué se empeñan en ubicar una planta incineradora donde no lo desea la población?

Muestren una vez más todos los informes técnicos que justifican esta apuesta. Yo les pediré que, con ellos en la mano, una vez más también, se los expliquen a los ciudadanos. Y les escuchen otra vez. Expongan todas las urgencias que aconsejan una pronta solución a la acumulación de basuras. Pero no conviertan urgencias derivadas de una mala previsión en urgencias por convencer a todo el mundo.

Acepto y entiendo las mejoras que supone incinerar residuos. Asumo que el proceso de contención y control está lo suficientemente desarrollado como para impedir daños en la salud pública y el medioambiente. Pero creo que no se ha planteado correctamente la estrategia de cara a la población. A lo mejor es posible aún renegociar la ubicación de la incineradora. Y con ello demostrar que se atiende a los deseos de los ciudadanos. E informar mejor, con didactismo y paciencia. Trabajar por unir los planteamientos ciudadanos con las soluciones técnicas y acabar en una solución que represente todas las posturas.

Somos todos y cada uno de nosotros, los ciudadanos, los beneficiarios y responsables de las políticas de medioambiente. No solamente los cientos de folios conteniendo soluciones y propuestas. Y eso es lo que significa Agenda 21. Eso significa participación ciudadana. Eso significa sostenibilidad. 

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión e...