viernes, 10 de febrero de 2012

El déficit de la luz

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha abierto en su página web una consulta pública sobre el ajuste regulatorio del sector energético. Cualquiera puede participar. Por eso en la columna de hoy les resumo lo que acabo de remitirles por email.
Lo primero, eliminar todo el déficit acumulado. Y acabar con los beneficios excesivos de las centrales nucleares y la energía hidráulica, cuya electricidad (baratísima) se paga como si fuera ciclo combinado (carísima). Como todo el mundo sabe ya lo que es una quita, propongo aplicarla a esos casi 21.000 millones de euros de más que han cobrado las eléctricas todo este tiempo por un precio del pool absurdo. Y que devuelvan los derechos de emisión que reciben recibido gratuitamente desde 2005, asumidos como un coste interno más de la generación eléctrica (astutas son un rato).
Lo segundo, reformar este sistema escandalosamente beneficioso para las eléctricas. Hay que disminuir los costes de todo el sistema (regulados y no regulados) y evitar, por tanto, incurrir en déficit en el futuro, comenzando por reducir la remuneración de las centrales nucleares e hidráulicas cuyas instalaciones están sobradamente amortizadas y sujetas a concesiones administrativas. También eliminaría las ayudas a la generación con carbón nacional (apoyar la electricidad más contaminante es incomprensible) y los pagos por capacidad  (!!!) a ciclos combinados: montar esas plantas derivó en una alocada carrera entre las compañías eléctricas. Si erraron en sus planificaciones y estimaciones al emprender su diseño, que se amuelen: resulta alucinante que lo paguemos los demás a través del recibo de la luz.
Y tercero, apoyar las energías renovables. Descaradamente. Con un marco normativo estable. Que no vengan con el cuento de la falta de dinero, para los bancos bien que hay. La dependencia energética que sufre España alcanzó en 2011 la cifra de 44.000 millones de euros, el 4.2% del PIB nacional. Las primas a las renovables son una migaja en relación a lo que nos ahorran a todos los ciudadanos, sin olvidar que en España hay muy poca industria tecnológicamente exportable, y una de ellas es, justamente, las renovables. Dan trabajo, aportan al PIB muchísimo más de lo que reciben, y eliminan déficits energéticos. Es normal que los monstruos eléctricos las teman. De momento la han ganado la primera partida al parlanchín ministro de industria. Confiemos en que no ganen la guerra (nuestro bolsillo lo notará).