jueves, 20 de abril de 2017

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión en la vida de quienes han venido gobernando durante muchos años.
Mientras escribo esta columna, un colega de Murcia me comenta que ya iba siendo hora de que alguno entrase en la cárcel, aunque no entendamos bien los entresijos de la decisión de la justicia cuando decide privar de libertad a un ciudadano. “Da igual”, me replica, “son una panda de ladrones, aunque no tuviésemos una razón conocida para mandarlos a la trena, alguna más oculta habría para merecerlo”.
El tema este de la corrupción está muy trillado y carece ya de capacidad de asombro. Pero a mí, particularmente, me sigue dejando absorto la lenidad de los partidos a la hora de exigir a los propios que se aparten en caso de duda. Duda corrupta, se entiende. Y entre la ciudadanía, llama la atención que los de una cierta tendencia ideológica pretendan siempre la defensa de los de su ala reprochando la mayor gravedad de las corrupciones de los otros. Es como asumir, implícita y explícitamente, que en el ejercicio del poder es imposible mantenerse ecuánime ante las presiones de amigos y ricamigos (los ricos que, dineros mediante, de repente son amigos de quien decide en las mesas del poder).
Sinceramente, me da lo mismo cuál sea el destino de estos pájaros encarcelados. Para este tipo de delito siempre he creído que la privación de libertad es un castigo poco útil: preferiría que policías y jueces se enfrascasen más en recuperar el dinero distraído, cuestión que parece harto difícil.  Pero la brega política a fin de cuentas no se sustenta en el  cumplimiento de las leyes que ellos mismos promulgan (a raudales) sino en no parecer débiles  (es decir, no dejar solo al colega político encausado salvo que nada más se pueda hacer) mientras se repite el mantra de la honorabilidad y la honradez, algo que, seamos justos, todos quieren parecer al precio que sea, pasando siempre por el impedimento a ultranza de que se investigue el caso que les ocupa.
No confío en que sea la justicia la manera más eficaz de restituir los equilibrios provocados por el delinquimiento. Pero en ausencia de un modo mejor aún no inventado, habrá que animar a nuestros jueces y fiscales a seguir haciendo su trabajo. Los detenidos, que luchen por su inocencia. Y los demás, ocupémonos de hacer bien las cosas y celebremos la fiesta diaria de la justicia universal. Ea.

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión e...