viernes, 6 de abril de 2012

Yo, Ministro de Hacienda

Uno se convierte en Ministro de Hacienda con sólo echar un vistazo a los presupuestos del Gobierno, esos números que han presentado tarde para demostrar que primero piensan en su partido político, luego en su partido político, y finalmente en su partido político, aunque digan luego que lo hacen con el ojo puesto en el déficit y en el futuro de “la gente” (así nos llama este Presidente del Gobierno olvidando que se refiere al pueblo español, ya sea uno irundarra, pacense o belchitano).
Primera impresión: no han eliminado nada de “grasa estatal”. Lo público sigue siendo enorme y el tijeretazo se ha aplicado tan homogéneamente que la única conclusión posible es pensar que estamos como antes, pero con menos dinero. Segunda impresión: este Gobierno de derechas se ha negado a reducir los gastos absurdos de la Administración central para controlar el déficit, dejando todo el cometido a las subidas de impuestos de empresas y particulares, es decir, al aumento de ingresos, que es política de izquierda socialdemócrata. Y por reducir gastos absurdos me refiero a eliminar las subvenciones, las consultorías y los organismos públicos notoriamente innecesarios. El Gobierno sigue pensando como partido político, transmitiendo con sus presupuestos la idea de que la ciudadanía (“la gente”) le necesita imperiosamente para asegurar su prosperidad y bienestar. Sólo por este apunte puedo afirmar que no me gusta nada lo que está haciendo el Gobierno (aunque algunas cosas las esté haciendo bien).
El Ministro de Hacienda dice haber elaborado “unos presupuestos austeros y realistas que garantizan la credibilidad de la economía española” (sic). Juez y parte, como siempre. De momento los mercados no parecen creer en ellos, como yo tampoco creo. No hay visos por ningún lado de querer apostar con firmeza y desde el principio por la reindustrialización, la innovación, el desenladrillamiento, el crédito y el desmantelamiento de un Estado improductivo, que es lo que en definitiva configura el futuro que queremos los españoles, y los inversores, y los mercados. Sólo se apuesta por estrujar y hacer sufrir a la ciudadanía (“la gente”) para que ellos mantengan sus gorduras aunque se conduzca a este país derechito a la quiebra (algunas noches deseo que de una vez llegue ese momento ya de por sí inevitable, por ver estallar la imprescindible y definitiva revolución social que ahora mismo late en cada uno de los corazones de quienes formamos “la gente”).

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión e...