jueves, 21 de febrero de 2008

Marte también se calienta


Preámbulo: durante décadas, los científicos han postulado que el dióxido de carbono (CO2) y otros gases producen el llamado efecto invernadero. Nudo: las temperaturas aumentaron a lo largo del siglo XX, a la vez que los gases de efecto invernadero (GEI) proliferaron debido a la actividad humana. Desenlace: El calentamiento no obedece a otra explicación, los GEI son necesariamente su causa, el hombre es el responsable.
La lógica que he descrito es la que todos hemos asumido como cierta. Pero las cosas son más complicadas de lo que nos han venido vendiendo las televisiones. Hay puntos en el informe IPCC, el célebre panel intergubernamental de la ONU, que cuestionan el resultado de la acción humana sobre el clima. Podríamos estar enfriando el planeta, no calentándolo. Las pruebas son tan circunstanciales, tan sumamente inciertas, que suena absurdo el cariz que están tomando las cosas. Al menos para mí es absurdo. Y no me gusta.
Si la cantidad de CO2 fuese doble que la actual, no se incrementaría dramáticamente la temperatura del planeta. Si redujésemos las emisiones de CO2 a la mitad, la reduciríamos menos de 0.5 grados. Entonces, ¿por qué diantres nos alarmamos tanto? Quizá debamos analizar otros causantes del calentamiento. La prestigiosa Physical Review Letters ha publicado un estudio sobre meteoritos que atraviesan la Vía Láctea. Reciben un 10% más de daño debido a rayos cósmicos. Una variación tal sobre la Tierra alteraría las temperaturas planetarias hasta en un 15%, suficiente para devolvernos a la edad de hielo. Las variaciones del flujo de rayos cósmicos pueden explicar las enormes variaciones que el clima terrestre ha evidenciado en 550 millones de años. El sol los produce, aparte de mandarnos calor. ¿Resulta que nos habíamos olvidado también del sol? La Mars Odyssey ha revelado que Marte sufre de calentamiento global. Y no parece que los marcianos quemen petróleo o construyan fábricas. Estos hechos paralelos, en la Tierra y en Marte, serían consecuencia del mismo factor: variaciones de la radiación solar.  Ya ve cómo están las cosas fuera del IPCC.
No pretendo convencer a nadie en 2700 caracteres, los que contiene esta columna. Pero sí mostrar mi opinión. El cambio climático es mucho más de lo que los politicos y los alarmistas advierten. A mí me da lo mismo que usted haga de ello su bandera. O que se apunte al carro medioambiental para no ser acusado de petrolero. Luche contra el calentamiento global, si es lo que quiere, hacer del mundo un lugar mejor es crucial e imprescindible. Por supuesto que debemos paliar los efectos nada desdeñables de una actividad humana insostenible. Pero no lo hagamos cercenando las muchas investigaciones que aún quedan por hacer. 

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión e...