jueves, 7 de febrero de 2008

Ciencia en Euskadi


Si usted no se siente vinculado al mundo científico, probablemente la noticia le dejó indiferente. Acaso satisfecho. Por el contrario, si usted forma parte de la comunidad científica, la información publicada en Diario Vasco el pasado martes le alborozó.
Había oído hablar de la Fundación Ikerbasque. Pero poco. Estoy más al corriente de otras circunstancias de la política científica vasca. Como, por ejemplo, la Corporación Tecnalia y, especialmente, la impresionante potencia de los centros tecnológicos vascos. Decir que son la envidia de toda España, es decir poco. Como director del museo en Miramón, y entrevistado acerca de la ciencia en Euskadi, nunca oculté mi admiración por al trabajo bien hecho desde la reconversión industrial. Y siempre sentí que el sistema de I+D+I en Euskadi representa, verdaderamente, esa vanguardia en ciencia que a todos los vascos ha de enorgullecer. Nunca dudé en usar el impacto mediático del museo a su favor. Era algo que no admitía duda. Al fin y al cabo, Kutxa, inteligentemente, suscribe importantes convenios con los centros tecnológicos.
Otra vez me preguntaron por la fuga de cerebros a Europa y Estados Unidos. Como si nosotros no fuésemos parte de esa misma Europa. Y en mi respuesta, creo que dejé en su sitio las cosas. Comenzando por matizar que es a Euskadi hacia donde se dirigen esas fugas venidas de otros lugares. Ahí quedan mis palabras en las hemerotecas, por si lo dudan. La noticia del martes corroboró aquella afirmación. En tres años, un centenar de investigadores experimentados, venidos de todas partes, engrosará las plantillas de investigación del País Vasco. No pocas veces he manifestado mi desacuerdo con el Gobierno Vasco, y criticado sus políticas. Pero en esta ocasión, mi postura y mis afirmaciones no pueden ser sino de satisfacción.
Se sientan las bases, en esta primera década del siglo XXI, para avanzar en el futuro inmediato y venidero. Hay temas abiertos, nuevos, espectaculares, con todo por hacer y todo por alcanzar. Cuántas innovaciones desconocidas nos esperan. La nanotecnología, la biotecnología, sin olvidar la medicina y farmacología. O la energía. Podría no acabar de desgranar, uno a uno, los aspectos que suscitan un creciente interés, rayano en el paroxismo, y que habrán de dilucidarse en este siglo. Huelga decir que Euskadi está en primera línea. Con su continua y creciente apuesta por el futuro bien construido.
Otro día, en otra ocasión, habré de manifestar mi desacuerdo en algunos aspectos residuales, derivados de la política científica impulsada por el Gobierno Vasco. Será, como digo, en alguna otra columna, de algún otro jueves. Ahora, si me lo permiten, voy a releer nuevamente esa noticia que me encanta y regocija.

Prisión política

Para algunos el esplendor primaveral ha llegado ahora no con la floración de los árboles y arbustos, sino con la irrupción de la prisión e...